Un propósito

He tenido innumerables instantes de Felicidad a lo largo de mi vida, puedo decir con toda certeza que los he disfrutado y que los he atesorado en mi mente y en mi corazón para alentarme en las situaciones en que la vida me ha enfrentado a duras pruebas. Mi última etapa de aprendizaje me brindó uno de los mayores regalos que como ser humano he podido tener… capturar Momentos Mágicos… verlos, escucharlos, olerlos, degustarlos y sentirlos en todas mis dimensiones. Ahí están, cada día, para hacerme sentir que la vida es grande, maravillosa, dinámica y que depende solo de mí. Estoy segura que todos hemos vivido ese instante, en el que no hay pasado ni futuro, en el que los ojos se empañan de lágrimas y el corazón se une con el alma por una alegría inmensa que se mezcla con asombro, con reto, con inmensidad, para hacernos sentir que trascendemos, que somos ajenos a todo lo demás.

Pues hoy los invito a que compartan conmigo y con muchos otros esos momentos donde lo mejor de nosotros se hace presente.